Llámanos:
800-341-0799

Planifica tu menú de la semana

000 No es fácil planificarlos semanalmente en la adquisición de las comidas y para elaborar un menú, a pesar que esto nos puede ahorrar dinero y tiempo productivo.  Esto es debido al estilo de vida que cada individuo lleva en su día a día. Señalamos las ventajas de la planificación de un menú semanal, quincenal […]

Autor:
TISSINI
martes, 22 noviembre, 2016

Planifica tu menú de la semana

000 No es fácil planificarlos semanalmente en la adquisición de las comidas y para elaborar un menú, a pesar que esto nos puede ahorrar dinero y tiempo productivo.  Esto es debido al estilo de vida que cada individuo lleva en su día a día. Señalamos las ventajas de la planificación de un menú semanal, quincenal […]

Autor:
TISSINI
martes, 22 noviembre, 2016

menú

No es fácil planificarlos semanalmente en la adquisición de las comidas y para elaborar un menú, a pesar que esto nos puede ahorrar dinero y tiempo productivo.  Esto es debido al estilo de vida que cada individuo lleva en su día a día.

Señalamos las ventajas de la planificación de un menú semanal, quincenal o mensual.

  1. Evita la incertidumbre de que comerás al día siguiente. Planificar el menú con anticipación nos ahorra tiempo, dinero y esfuerzos.
  2. Haz tu adquisición de alimentos más fácil. Al saber con anticipación qué vamos a comer durante la semana podremos crear una lista de compras. Ajustarnos a dicha lista nos dará la oportunidad de ahorrar dinero, ya que compraremos únicamente lo estipulado y lo que requerimos, además ganaremos más tiempo.
  3. Diseña un plan de comidas preciso a los alimentos de la época, de esta manera también ahorraremos dinero y a realizar una compra más responsable.
  4. Una de las herramientas más útiles para seguir una dieta saludable, acorde y variada es la planificación semanal con menús establecidos, además de trabajar el ingenio y las habilidades culinarias.
  5. No tendremos desperdicio, ya que al organizar nuestro menú bien sea semanal o mensual, prepararemos las cantidades necesarias, bien sea para la proporción justa o para cocinar adicionalmente para guardar en el refrigerador una parte con la intensión de tener lista la comida para otro día.
  6. Menos tiempo al cocinar. Si ya sabemos que vamos a cocinar, podemos dedicarle un par de días a la semana para preparar la mayoría del menú.
  7. Selecciona recetas sencillas de elaborar, que sean saludables y que requieran de poco tiempo. Para ello podrás hacer uso de cualquier blogs de cocina, o recetarios famosos o de acuerdo a tu ingenio. Esto simplificará la tarea.
  8. Llevar la comida a la oficina permite que tu ingesta sea más saludable y a su vez te ahorrará dinero.
  9. Al seleccionar los alimentos tendrás el control en cuanto a su cantidad y calidad de los mismos. Además de controlar el tipo de preparación por lo que tu salud será la más apremiada.

Planifica tu menú semanal:

Antes de planificar el menú debes tener en cuenta lo siguiente:

  • El presupuesto familiar que se utiliza solamente en el ámbito alimenticio.
  • Cantidad de personas que consumen alimentos en el hogar.
  • Los gustos familiares, manejando una alimentación variada y que contengan alimentos de todos los grupos, ejemplo; verduras, vegetales, legumbres, frutas, frutos secos, cereales integrales, etc.).
  • Calcular 5 porciones de verdura y fruta por persona al día.
  • Utiliza productos de la temporada.
  • No abusar de las grasas saturadas. Usa recetarios que contenga métodos de cocción como el vapor, al horno o la plancha.
  • Inspecciona el refrigerador, congelador y despensa de manera que puedas aprovechar lo que tengas para que puedas usarlos y tener necesidad de comprarlo nuevamente o evitar que se dañen.
  • Al ir diseñando tu menú podrás elaborar al mismo tiempo la lista de compra. Te ahorrarás tiempo y a su vez tendrás presente todo lo que requieras para elaborar tus comidas.
  • Un día antes, examina tu planificación y comprueba que posees todos los ingredientes para elaborar lo acordado para el día siguiente.

Lo más recomendado es planificar cinco tiempos de comida: tres comidas principales y dos meriendas. Existen estudios que indican que distribuir los alimentos en tres tiempos de comida, proporciona mejor el contenido de nutrientes de la dieta diaria, aumentando el aporte de vitaminas, minerales y fibra1. Aunque esto depende principalmente de las funciones y el tiempo que pueda dedicarle cada uno. Es importante respetar los tiempos de la comida, además de  destacar que no deben ser menos de tres incluyendo dos meriendas. Y por último pero no menos importante, es recomendable que la mayor cantidad de alimentos se consuman en las dos primeras comida (desayuno y almuerzo) de esta maneras la cena será más ligera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *