Llámanos:
800-341-0799

Natalia Lafourcade

Natalia tiene una historia de talento y esfuerzo, desde pequeña se enfocó en estudiar constantemente para alcanzar sus metas y sacar el máximo provecho a su talento

Autor:
Alejandra De La Torre
Sábado, 26 Septiembre, 2015

Natalia Lafourcade

Natalia tiene una historia de talento y esfuerzo, desde pequeña se enfocó en estudiar constantemente para alcanzar sus metas y sacar el máximo provecho a su talento

Autor:
Alejandra De La Torre
Sábado, 26 Septiembre, 2015
Natalia-Lafourcade-Mujer-Divina-Metropolitan-mayo-2014-2-B

Natalia es ejemplo de talento, trabajo y pasión

La hija de Gastón Lafourcade, músico y catedrático de la UNAM, y de Maricarmen Silva, creadora del popular método Marcasi (utilizado para introducir a los niños al apasionante mundo de la música), tenía altísimas probabilidades de ser una persona entregada al mundo musical. Y en este caso ciertamente las estadísticas no se equivocaron.

Natalia Lafourcade nació en la Ciudad de México el 26 de febrero de 1984, y desde niña comenzó a beneficiarse de las técnicas de enseñanza musical pautadas por su madre, aprendiendo a tocar desde muy joven algunas bases de ejecución para el piano, la flauta y el saxofón.

Academia musical e inicios de La Forquetina

Luego de algunos intentos fallidos en pequeños grupos de corte popular durante su adolescencia, decide estudiar música formalmente luego de finalizar la secundaria, puntualmente en la escuela especializada Fermatta, y es en este lugar en donde lograría establecer la estructura de su primera banda de éxito, además de realizar un importante programa de cinco semanas intensivas de apreciación musical en Boston, que aumentó todavía más sus perspectivas en este terreno.

Luego de la grabación de su primer disco como solista, Natalia Lafourcade (2002), de gran aceptación en las radios latinas con sencillos como “En el 2000” y “Busca un problema”, decide formar una banda con compañeros de estudio de Fermatta, que se llamaría La Forquetina, y con la que grabaría una única e importante placa que le abrió las puertas al mercado internacional con mucha más fuerza: Casa (2005).

Consagración como solista y escalada al éxito

A pesar de que en el formato de grupo tanto las responsabilidades como las presiones se veían compartidas, la visión musical de cada uno de los integrantes de La Forquetina era distinta, por lo que deciden separarse en buenos términos y seguir cada uno su camino.

Natalia parte a Canadá a buscar inspiración para lo que será su nuevo trabajo, titulado Las cuatro estaciones del amor (2006), un proyecto de larga duración totalmente instrumental que le permitió experimentar en el formato orquestal con grandes resultados. Y tres años más tarde editaría Hu Hu Hu (2009), un trabajo marcadamente pop que asentó su sonido en un terreno seguro.

Homenaje a Lara y búsqueda de la raíz

Luego de haberse establecido un nombre de importancia como cantautora latinoamericana, esta inquieta artista inició un proceso de búsqueda creativa que la llevó a grabar en el 2012 un disco en homenaje a Agustín Lara, para el que colaboró con genialidades de la talla de Jorge Drexler, Devendra Banhart, Kevin Johansen, Miguel Bosé y Gilberto Gil, entre muchas otras luminarias.

Y esta vuelta a los orígenes de la música tradicional de su país la llevó a establecer un nuevo horizonte en sus composiciones, como quedó demostrado en su disco más reciente, titulado Hasta la raíz (2015), en el que demuestra con mucha pericia un dominio de nuevas latitudes musicales, que le vaticinan un futuro todavía mucho más prometedor a esta joven y talentosa artista.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *