Llámanos:
800-341-0799

Madre y ejecutiva si se puede

La emoción de ser madre es proporcional al gran amor, desempeño, y dedicación a tu hijo,  básicamente en los primeros años de su vida. Es por esto que la mujer se encuentra en una gran disyuntiva entre ser madre o ejecutiva. Muchas mujeres se preguntan qué logro tendrán en su vida, llegando a la conclusión […]

Autor:
TISSINI
jueves, 1 septiembre, 2016

Madre y ejecutiva si se puede

La emoción de ser madre es proporcional al gran amor, desempeño, y dedicación a tu hijo,  básicamente en los primeros años de su vida. Es por esto que la mujer se encuentra en una gran disyuntiva entre ser madre o ejecutiva. Muchas mujeres se preguntan qué logro tendrán en su vida, llegando a la conclusión […]

Autor:
TISSINI
jueves, 1 septiembre, 2016

Ser buena madre no es una escusa para no ser una mujer exitosa en tu empleo

La emoción de ser madre es proporcional al gran amor, desempeño, y dedicación a tu hijo,  básicamente en los primeros años de su vida. Es por esto que la mujer se encuentra en una gran disyuntiva entre ser madre o ejecutiva.

Muchas mujeres se preguntan qué logro tendrán en su vida, llegando a la conclusión más obvia que es ser feliz. No existe un momento exacto para ser madre, la sociedad, incluyendo la ciencia médica, aguardan a que tenga su primer embarazo en la adultez y no más de los 35 años. Justo en este periodo es cuando la mayoría de las mujeres logran una estabilidad laboral y es cuando deben trabajar más para cumplir con las metas para de esta manera alcanzar buen ingreso salarial,  ascensos y reconocimientos, e incluso garantizar su vejez con una pensión.

El tema económico es muy importante ya que de ello depende la estabilidad de sus hijos. Es indispensable tener solidez financiera para poder cubrir las necesidades de los niños  en cuanto a la educación, salud, necesidades básicas y hasta entretenimiento que los pequeños necesitan. En la mayoría de los casos el hombre y la mujer apoyan la economía familiar; es por esto que hoy en día es muy complicado que ella no genere ingresos y se dedique únicamente a cuidarlos.

 

¿Qué debes hacer?

Debes hacer un análisis con tu pareja y estudiar  los diferentes aspectos que se van a decidir. Si encuentran que no es sencillo de aclarar, puedes buscar ayuda de un especialista, ten por seguro que te servirá de mucho.

Es ideal que la decisión que se tome sea antes de asumir la maternidad. Es un análisis de pro y contra de los aspectos que entran en discusión, pues seguramente, la mujer tendrá que sacrificar algunos aspectos en su vida laboral, pero esto no quiere decir que sea el final de su carrera.

De acuerdo a estudios realizados en el Reino Unido, aproximadamente el 60% de las madres trabajadoras entrevistadas concluyeron que es  necesario eliminar el estrés de sus familias. Cerca la mitad aclararon que era mejor ser madres de tiempo completo, mientras que la quinta parte indicaron que les gustaría trabajar desde su casa; únicamente el 4% eligió trabajar la jornada completa  y 8 de cada 10 preferían renunciar si pudieran.

Además en esta encuesta se destaca que las madres que trabajan:

Realizando la mayoría de las actividades en el hogar.

Tanto las madres de tiempo completo como las que laboran tiempo completo tienen jornadas de trabajo similares.

Trabajan mucho más horas (pagadas y no pagadas) que los padres que trabajan.

Las que laboran de manera parcial, trabajan más horas diarias que el resto (trabajadoras de tiempo completo y madres de tiempo completo)

Se ocupan del cuidado de los hijos cuando se enferman,  a pesar de contar con una pareja

En los setenta y ochenta en Estados Unidos, el ideal de “Supermamá” era perseguido por las madres trabajadoras, aquellas que alternaban una junta y presentaciones con los trabajos escolares de sus hijos. Hoy día eso ha quedado atrás, más que bien la mujer busca nuevas alternativas para mayor balance y calidad de vida.

Sin embargo, la exclusión que las madres padecen en su área de trabajo, se manifiesta en que no son tomadas en serio sus propósitos profesionales por sus compañeros o superiores, cuando tienen hijos e incluso sus lapsos de inmovilidad laboral son vistos con recelo por sus patrones.       

Lo que sí está muy claro es que ser mamá y ejecutiva al mismo tiempo puede tener una solución fácil si se programa y se cuenta con la colaboración y la asesoría que  requieras. El consejo es  mantener cordura, tomar la mejor decisión con cautela y sensatez para poder enfrentar  el reto de ser una buena madre.      

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *