Llámanos:
800-341-0799

Los 3 Hábitos que Te Ayudarán a Construir una Carrera de Éxito

A menudo miramos a aquellas mujeres que parecen haberlo conseguido todo en su vida profesional o académica y nos preguntamos “¿cómo lo logran?”. Todas tenemos el potencial que se requiere.

Autor:
TISSINI
miércoles, 8 abril, 2015

Los 3 Hábitos que Te Ayudarán a Construir una Carrera de Éxito

A menudo miramos a aquellas mujeres que parecen haberlo conseguido todo en su vida profesional o académica y nos preguntamos “¿cómo lo logran?”. Todas tenemos el potencial que se requiere.

Autor:
TISSINI
miércoles, 8 abril, 2015

Lo cierto es que, sin importar como definamos una carrera de éxito, al trabajar por algo todas deseamos ver los mejores resultados posibles y, en esa misma medida, todas tenemos el potencial para hacer de esta meta una realidad.

No obstante, el éxito verdadero sólo se alcanza con esfuerzo diario y tomando pasos conscientes y perseverantes para alcanzarlo. A continuación, te dejamos con algunos hábitos que le han servido a personas de renombre en el mundo académico y de los negocios y que, seguramente, harán tu camino un poco más sencillo:

 

1. No esperes demasiado para revisar tu desempeño y evaluar tus resultados.

Este es un de esos consejos prácticos que tendemos a dejar de lado cuando nos preocupamos demasiado por la meta a alcanzar. Con frecuencia, olvidamos que la obtención de cualquier meta requiere de un proceso preliminar, pero es importante recordar que las cosas grandiosas a menudo tienen pequeños comienzos.

Tómate el tiempo de pensar de forma analítica en tus metas y crea una lista de logros a corto plazo. Diferentes metas requieren diferentes plazos, pero sin fechas límites nuestras metas no son más que pajaritos volando.

Establece un horario quincenal o mensual para evaluar lo que has conseguido hasta el momento y la forma en la que has trabajado para obtener dichos resultados. Si las cosas no se ven bien, vas a estar a tiempo para corregir el curso o cambiar de estrategia.

2. En lugar de buscar cambiarlo todo…

Querer cambiar el mundo no es una mala idea y tener el coraje de ponerse metas grandes es importante. Sin embargo, cuando nos fijamos este tipo de metas, la carga que traen consigo nos hace frustrarnos y perder confianza con facilidad; lo que, a su vez, hace más factible que terminemos desistiendo.

Si sientes la necesidad de renovar, empieza cambiando cosas pequeñas. Examina todo aquello que te tiene inconforme o que no está dando los frutos esperados y trata de identificar la fuente del problema. Una vez conozcas el origen de lo que está marchando mal, podrás tomar los pasos necesarios para detener su avance.

Enfócate primero en los cambios más urgentes y fíjate fechas para empezar a ver diferencias y poner en acción nuevos ajustes. Incluso si notas que necesitas cambiarlo todo, trata de rescatar lo que hayas aprendido de dicha experiencia y ponte pasos a seguir, alcanzables a corto plazo, para tener la seguridad de que vas a tener mayor control sobre su desarrollo.

3. No necesitas ser la primera, para ser la mejor de todas.

A veces, es tentador rendirse antes de realmente darse la oportunidad de intentarlo.  Nos decimos cosas como “eso ya ha sido inventado”, “ya hay alguien trabajando en ese sector”, “no tengo ideas lo suficientemente originales”, etc.

¡Detente, es momento de pensar de manera positiva! Trabajar por hacer un proceso más eficiente, una aplicación más asequible, o mejorar un servicio también son formas de innovar.  Si algo te fascina lo suficiente de seguro vas a tener mucho que aportar. Después de todo Apple no inventó ni los teléfonos celulares, ni los computadores pero poco a poco se ha consolidado en el mercado por hacer productos de excelente diseño y calidad de imagen.

No olvides que mejorar implica cambiar y que perseguir la perfección encierra cambiar constantemente. ¡Atrévete a asumir el reto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *